22 de abril de 2012

Ruta 11 Singularidades de la Sierra de Loja

Recorrido: salida desde el Charco del Negro, nos dirigimos hacia la Sierra de Las Cabras 1.642 m para ver los neveros y llegar hasta la Casilla de la Nieve (Centro Neurálgico del comercio de la nieve), pasando por el Mirador de las Buitreras (en el Karst de Sierra Gorda). Continuamos colándonos entre el cerro de la Cruz y Montoso hasta llegar al Cerro del Roble en donde disfrutaremos de unas buenas vistas. Seguidamente bajaremos a Fuente Espino y bordearemos la Loma de la Leche para ir en busca del tan ansiado Pozo del Violín, tras atravesar los Hoyos del Tío Pelusa. Ya de vuelta por Panarra y los Pajonares, hasta la ascención final a las Viboras de 1.577 m, desde donde volveremos al camino en busca del punto de partida.

Cueva Horadada

 Sierras colindantes
 Karst de Sierra Gorda (al fondo mirador de las buitreras)
 Vista desde el mirador
 Sierra Nevada al fondo
Atravesando una torca
Vertice del Roble 1.586 m 
Panorámica de Sierra gorda  
Tajo de las buitreras 
 Cueva Horadada y Tajos
 Mapa
 Perfil

Distancia: 20 Km
Desnivel: 645 m
Tiempo: 7 horas

Información Sierra de Loja

La Sierra de Loja es un macizo en el que predominan las rocas carbonatadas (calizas y dolomías) de edad jurásica cuya superficie se distribuye entre los términos municipales de Loja, Alhama de Granada, Salar y Zafarraya. La composición química de la roca, unida a una intensa fracturación, acelera el proceso de disolución, permitiendo el desarrollo de las formas kársticas comunes en el clima mediterráneo. Es a partir de 900-1.000 metros de altitud cuando el karst desarrolla toda su potencialidad y donde se pueden observar las sucesivas etapas de su evolución que van desde el lapiaz, pasando por la formación de dolinas, uvalas, sumideros y simas, hasta la presencia de uno de los mayores poljes de la península Ibérica, el Polje de Zafarralla. En cotas bajas, la presencia de importantes manantiales (Riofrio, Terciado, Borbollote, Guaro, 100 caños etc) delatan el comportamiento dinámico del acuífero.  

Las fuertes pendientes que se observan en la periferia disminuyen hacia el interior dando lugar a suaves relieves que alcanzan su cota máxima en el cerro de Santa Lucía (1.671 m). Otras cotas fácilmente identificables son: Las Cabras (1.642 m), Frailes (1.605 m), Víboras (1.572 m) o Sillón Alto (1.491 m), que cuentan con una extensa cuenca visual en la que quedan incluidas tierras de seis provincias andaluzas.
Los principales accesos hacia el interior de la sierra son las pistas forestales que parten de Loja, El Almendral, Salar y las Pilas de Dedil, ascendiendo por laderas y cañadas, además de una intrincada red de senderos, caminos de herradura y caminos reales, prácticamente irreconocibles por las que se pueden llegar a los parajes más recónditos.
La mayor parte de la superficie de la Sierra de Loja nos muestra un paisaje dominado por las formas kársticas, el matorral y el pastizal, resultado de la degradación del bosque mediterráneo que potencialmente debiera aparecer. En reducidas superficies (umbrías y valles) aparecen pequeños bosquetes de encinas de porte arbustivo, cornicabras, rosales, almendros y espinos, pudiendo observarse ejemplares de quejigo y arce de Montpellier en aquellos lugares en los que las condiciones de insolación, humedad y suelo lo permiten.

Diapositiva de fotos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada